Armando Guedez Rodriguez: El latido del llano: cultura y tradición ganadera

Históricamente, luego de años de la conquista y la venida de los exploradores, durante la mitad del siglo XVI, las reses provenientes de la isla La Española, tocan suelo venezolano en la isla de Margarita. Luego de un tiempo intentando que el ganado prosperara en la isla, las reses fueron trasladas a territorio más estable y con ello la llegada a las sabanas de Carora, donde el pasto es excelente y abundante para que progresara las reses traídas al continente.

Este ejercicio de producción agrícola, desde antaño, representa toda una tradición que se asentó en El Tocuyo y no se extendió más allá de las fronteras llanas que ofrecían el clima y la extensión territorial ideal para la cría de estos animales. No tardaríamos en poblar los lugares donde habitaban los rebaños, hatos y hacendados dedicados a la producción de la carne del ganado vacuno y sus derivados obtenidos de la leche de vaca. Una vida de campo que se convirtió en una tradición de cánticos, arreo y ferias de todo tipo, que fue asentanda en la pequeña ciudad que se haría grande con el pasar de los siglos.

Venezuela cambia su estructura territorial, su extensión se achica y agranda una y otra vez junto con revoluciones y aires de libertad. La vida que parece inamovible en los llanos divide sus fronteras para finales del siglo XVIII y ya para a principios del siglo XX, el estado Apure le quedaría una gran porción de tierra sin perder sus costumbres. Al otro extremo de la frontera del llano, continua su larga jornada de trabajo, sin embargo, eso determinará sus tradiciones y lo separará en definitiva de una actividad económica que se comunicaba abiertamente con todo el llano, sin fronteras que las obstaculizara.

Dicho esto, El Tocuyo se convierte en un referente en cuanto a los hatos que mantendrían toda la cultura y su penetración en la comercialización del ganado. Los mismos, aunque con las tecnologías y la fiebre por el oro negro, su crecimiento se limitó, mantuvo una férrea lucha por no permitir que caducara un oficio que en términos económicos impulsó un desarrollo, ostentó el dominio productivo de una nación y que no dejaría de cimentar sus raíces ancestrales que lo trajeron aquí.

Ver fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s