Abrir las “bocas” de las plantas resulta en mejores cultivos

Gracias a un grupo de científicos de la universidad de Stanford, se ha descubierto que ciertas características de las plantas gramíneas servirían para lograr mejores cultivos.

Biólogos norteamericanos e ingleses se encuentran buscando la manera de mejorar la resistencia de los cultivos, y para eso, han recurrido a las que quizá es la más exitosa de las familias de plantas sobre el planeta, las gramíneas, pues estas pueden encontrarse desde los más áridos desiertos, hasta los picos cubiertos de nieve con la misma facilidad. Los expertos piensan que esto se debe a la facilidad con la que estas dejan entrar y salir el gas de sus hojas, lo que hace la fotosíntesis mucho más eficiente.

Armando Nerio Guedez Rodríguez
Armando Nerio Guedez Rodríguez: Cultivos más resistentes y de mayor rendimiento tendrían su inicio con las gramíneas

Esta arma secreta también se encuentra codificada en el mapa genético de otras plantas de hojas anchas, menos conocidas; este hallazgo podría ayudar a los científicos a crear cultivos con mayor rendimiento y grado de resistencia a los cambios climáticos.

Michael Raissig Emily Abrash de la Universidad de Stanford se han unido a colegas de EE.UU en el desarrollo de esta investigación, durante la cual encontraron, que las plantas de hojas anchas y las gramíneas usan los mismos genes para producir sus stomatas (en griego bocas), que son aperturas en las hojas que permiten el paso del agua y los gases, pero que se “encienden” y se “apagan” en distintos momentos, para producir células de diferente forma.

Este proceso podría ser aprovechado para mejorar el nivel de crecimiento en los pastos que los seres humanos usan para alimento o combustible. Al igual que los seres humanos, las plantas deben tomar y liberar gases para subsistir, es allí donde entran en juego las stomatas, pequeños poros ubicados en las hojas que son las que permiten este intercambio; estas estructuras son muy antiguas, ya que se han encontrado en fósiles que tienen 400 millones de años.

Armando Nerio Guedez Rodríguez
Armando Nerio Guedez Rodríguez: De la apertura de las stomatas dependería este descubrimiento

Gases como el dióxido de carbono, el oxígeno o el vapor de agua pueden penetrar cuando la stomata está abierta, esto está controlado por un par de células guardianas. Cuando solutos como el potasio son bombeados, el agua también entra, lo que las hace hinchar; entonces, las células guardianas se curvan hacia afuera y es entonces cuando la boca se abre.

Dominique Bergmann, también de Stanford, indica que no todas las stomatas son iguales, pues aquellas que tienen forma de mancuernas, como las de las gramíneas, son las más eficaces ya que requieren menos solutos y agua para obtener el mismo grado de apertura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s